sábado, 14 de agosto de 2010

ATARAXIA

Se denomina ataraxia (del griego ἀταραξία, "ausencia de turbación") a la disposición del ánimo propuesta por los epicúreos, estoicos y escépticos, gracias a la cual un sujeto alcanza el equilibrio emocional - mediante la disminución de la intensidad de sus pasiones y deseos y la fortaleza del alma frente a la adversidad - y finalmente la felicidad, que es el fin de estas tres corrientes filosóficas. La ataraxia es, por tanto, tranquilidad, serenidad e imperturbabilidad en relación con el alma, la razón y los sentimientos. En el lenguaje común, también se denomina ataraxia a la sensación de indiferencia.

Según Epicuro

Según Epicuro, existen dos clases de deseos: los naturales y necesarios, relacionados con la supervivencia, y los naturales no necesarios, que provienen de la cultura, política y vida social. La satisfacción de los deseos es lo que produciría placer, el cual a su vez, para los epicureístas es lo que conduce a la felicidad, sin embargo, existen placeres que son completamente vanos y que conducen a un dolor mayor que el placer inicial, estos placeres producen intranquilidad y deben ser evitados por la razón, ya que alejan de la "ataraxia". La filosofía es una vía hacia la ataraxia, ya que esta es considerada también: «la tranquilidad espiritual propia del sabio que distingue los deseos naturales de los que no lo son y es capaz de alejarse de aquello que es vano».

Según la definición de los estoicos

Para los estoicos, la vía para llegar a la ataraxia es la virtud, que para ellos consiste principalmente en adecuar los deseos propios a la racionalidad de la naturaleza, aprendiendo a diferenciar las cosas que dependen del propio sujeto de las que son independientes de este, ya que no tendría ningún sentido preocuparse por las segundas porque al hacerlo el sujeto se alejaría de la tranquilidad del alma. Para la Stoa también es necesario, en pos de encontrar la ataraxia, eliminar los miedos a Dios y a la muerte, así como no quejarse por las inclemencias del destino. Se denomina ataraxia (del griego ἀταραξία, "ausencia de turbación") a la disposición del ánimo propuesta por los epicúreos, estoicos y escépticos, gracias a la cual un sujeto alcanza el equilibrio emocional - mediante la disminución de la intensidad de sus pasiones y deseos y la fortaleza del alma frente a la adversidad - y finalmente la felicidad, que es el fin de estas tres corrientes filosóficas. La ataraxia es, por tanto, tranquilidad, serenidad e imperturbabilidad en relación con el alma, la razón y los sentimientos. En el lenguaje común, también se denomina ataraxia a la sensación de indiferencia.

El concepto para los escépticos

En el caso de los escépticos, que promulgan la suspensión de todo juicio a priori (universal y necesario) debido a que, para ellos, no existe ninguna verdad absoluta, sino que todo depende del hombre y sus sentidos, se afirma que para alcanzar la felicidad es necesario dudar de todo lo que al parecer se ha conocido hasta el momento, en tanto que no existe conocimiento objetivo, y luego conseguir la ataraxia, como serenidad e imperturbabilidad del ánimo.


3 comentarios:

AntWaters dijo...

Interrresante, señorita Kina; pero no sé, qué empeño en ir hacia la felicidad. ¿Conoces de alguien que llegara y nos pudiera decir si realmente es un lugar como para quedarse? La gente muy feliz durante mucho tiempo, que yo he conocido, eran completos.... ajenos a las miserias.

Humm, bueno, supongo que la estabilidad, de sentimientos, pasiones y tal es bueno; lo malo es que con frecuencia se necesita la escena, el teatro, para la otra persona saber qué piensas, que sientes... no qué sientes sino que sientes; es como cuando por educación o cualquier cosa antigua tú no respondes a los ataques... pues te vienen mas fuertes y afilados.. en fins; la ataraxia me parece menos :O que aquello me contaste de la gente que cruza las piernas y se les caen cubitos de hielo; masustó.

bsos de estoy o por ponerme a estudiar alemán, oposiciones, pasear, despertar a my man o comer lacasitos.... ays, también podrías hablar de la polivalencia jajaja, de lo que hace difícil decidirse por una cosa

Kina dijo...

No conozco a nadie que sea completamente feliz no, ni yo lo soy. Quizá ni siquiera es sano serlo del todo, como tú dices, ser completamente feliz tal vez supone la total indiferencia y quizá deshumanización.

A mí me resulta interesante lo del equilibrio emocional, pero está claro que si para ello tienes que disminuir tus pasiones, tal vez no merezca la pena (es más, quién puede controlar sus pasiones fácilmente?) Desde luego tal y como comenta Epicuro, hay placeres que son completamente vanos y que además aportan más dolor que satisfacción, esos sí que hay evitarlos porque te acaban destruyendo.

Así que estudiando oposiciones? Yo también estoy en ello, pero me cuesta mucho tener voluntad y estudiar cada día... Tengo que ponerme las pilas ya!!

Un beso

Anónimo dijo...

La Ataraxia creo que es mi religión :-D practico un poco las tres filosofias + el hedonismo superficial con temas de matices exóticos y experimentales. El puntillo evolutivo lo llamaría yo.

Equis Void

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...