sábado, 19 de septiembre de 2009

MISS ANTROPÍA

La misantropía es una tendencia social y psicológica caracterizada por una antipatía general hacia la especie humana. No representa un desagrado por personas concretas, sino la animadversión de los rasgos compartidos por toda la humanidad. Un misántropo es, por tanto, una persona que muestra antipatía hacia el hombre como ser humano. Puede ser ligera o marcada, así como puede tener características muy diferentes que van desde lo inofensivo hasta la crítica social o en su defecto desde el sectarismo hasta la autodestrucción.

El nacimiento de la misantropía se atribuye a numerosos escritores satíricos, tales como William S. Gilbert (Odio a mis congéneres). En la la representación teatral clásica de la misantropía encontramos la comedia "El misántropo", de Molière, en la que Alciestes, su protagonista, se manifiesta abiertamente en contra de la hipocresía de la sociedad parisina en la que se sitúa la obra, hipocresía llevada al extremo en la vida y maneras de su amada Celimena. La misantropía de Alciestes busca en el exilio voluntario a la vida ermitaña la solución a su hartazgo por la humanidad. Immanuel Kant dijo que "de la naturaleza tortuosa de la humanidad, ninguna cosa recta se puede obtener". Poca razón le faltaba.


Por otra parte, el filósofo alemán Arthur Schopenhauer escribió que "la existencia humana debe ser una especie de error". Sin embargo hay que decir que la misantropía no equivale necesariamente a una actitud inhumana hacia la humanidad. Schopenhauer concluyó, de hecho, que el trato ético hacia los otros era la mejor actitud, pues todos somos sufridores y parte de la misma voluntad de vivir. Martin Heidegger, en cambio, era opuesto a cualquier ética o razón para tratar a los otros con respeto. En tiempos recientes, Anton LaVey y su marca de satanismo ha expresado una misantropía militante que a diferencia de otros misántropos sí tiene rasgos sectarios, yendo tan lejos como abogar por la esterilización de partes de la población y reducir en guetos "las formas más bajas de vida humana".

Actualmente hay un movimiento llamado "Voluntary Extinction Movement" que obedece tal vez a deseos misántropos y a un acto de buena fe colectiva de erradicar poco a poco el mal causado y el mal futuro, extinguiéndonos como especie (o virus). Por otro lado, en el plano musical tenemos a la banda de rock Manic Street Preachers, que en una de sus canciones del álbum The Holy Bible apuntaban que: "todo lo que predico es extinción".

Son muchos los misántropos de este mundo y algunos conocidos, como Francisco de Quevedo, Salvador Dalí, Pío Baroja, Stanley Kubrick... Ni buenas ni malas personas. La maldad o bondad no depende tu de aversión a la raza humana siempre. Yo no odio lo que soy sino más bien lo que me quieren hacer ser y formar parte. El espejo donde se refleja el mundo no es el espejo donde me miro. Soy una misántropa humanista. Ya sé que es contradictorio. Pero las contradicciones son necesarias para el crecimiento personal y la evolución.

Soy una misántropa que es buena persona, que cuida de los demás y actúa siempre con buenas intenciones, que no conoce la envidia ni el rencor (a pesar de que las heridas tienen memoria). Soy una persona que siente una cierta repulsión hacia las masas, pero que ama a una parte de esa masa indeseable que conforma la especie humana. Y no es que yo crea que valgo más que el vulgo, sino que si de algo puedo estar orgullosa, es de ser noble y pura de corazón, extremadamente consciente del dolor ajeno, sobre todo de aquellos más débiles, sea de la especie que sean, por supuesto incluídos animales. De no ser capaz de matar una mosca pero poder ser capaz de matar por los que quiero. No soporto la estupidez humana.

Evidentemente no todo el mundo es detestable. Pero sólo que haya una inmensa minoría, me basta. No apartemos la vista de lo que sucede cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo. Diariamente somos bombardeados por noticias (noticias que por cierto, raramente son positivas) referentes a abusos, maltratos, daños, manipulaciones, torturas, hipocresía, mentiras, barbaries sin límite, injusticias diversas cometidas por el hombre a las que ya estamos tan acostumbrados que no nos afectan. Nos parece ficción. Queremos que así sea. Somos unos putos egoístas. Una plaga letal para este planeta. Hijos del mal y la ignorancia.
Homo homini lupus est...

10 comentarios:

Laurita dijo...

;-)yo odio al que odia...

Kina dijo...

Entonces, te odias... :P
Tautología...

Laurita dijo...

te odio a ti
;-)

Kina dijo...

Eso es bonito :)

Laurita dijo...

NO, tú eres la bonita!

Mariale divagando dijo...

Me he identificado mucho con lo que escribes acá.

Anónimo dijo...

He llegado aquí por que en estos momentos no podría sentir mayor misantropía. Aunque sepamos que no estamos solos, aunque tratemos bien a los demás, aunque nos comprometamos...menudo asco de sociedad. A veces duele.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Pienslo (casi) igual que tú. Tampoco sporto la estupidez humana, como no la soprotaba Einstein.

A

Roberto Canales dijo...

Buen comienzo, espero que en estos tiempos ya hayas leído el organon de Aristoteles para pulir tu expresión.

Roberto Canales dijo...

Buen comienzo, espero que en estos tiempos ya hayas leído el organon de Aristoteles para pulir tu expresión.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...